Quienes me conozcan saben que hay muchas cosas del mundo de la publicidad (y del mundo en general) que no me gustan. Cuando estás en un grupo en el que no te gusta cómo funcionan algunas cosas tienes dos opciones: marcharte (y dejar que la gente que no actúa bien sea más numerosa) o quedarte e intentar cambiar algo.

Seguir leyendo