…ha vuelto a saber manejar a la perfección las “filtraciones” y los rumores para generar una expectación brutal sobre sus productos. Lo de filtraciones va entre comillas porque es obvio que, aunque digan lo contrario, están controladas desde Cupertino.

Lo de Apple tiene que ser el sueño de todas las empresas: todo el mundo habla de tu producto sin que tú hayas confirmado siquiera que dicho producto existe. Y no solo en blogs especializados: esta mañana ya hablaban en la Cadena Ser de que hoy era el día en que se iba a presentar “supuestamente” el tablet de Apple, que iba a contar “supuestamente” con tal o cual característica y “supuestamente”…

Así que hoy todo el mundo pendiente de su nuevo invento sin haber movido un dedo (directamente, claro). Todo el trabajo se lo han hecho los demás. Yo estoy escribiendo sobre él, así que puedo incluirme entre los que hemos caído…

También, una vez más, se habían creado unas expectativas tan grandes que al final ha decepcionado a la mayoría. Esto no sé si será también planificado por ellos o que simplemente a la gente le gusta soñar demasiado.

El hecho es que, como ya ha pasado otras veces, todo el mundo pensaba que iba a contar con cien millones de características revolucionarias y a la hora de presentarlo no es para tanto.

Ahora la incógnita es saber qué pasará dentro de unos meses. Cuando sacaron el iPod todos les llamaron locos (literalmente) y decían que “nadie se va a comprar eso”… y hoy dijeron que ya han vendido 250 millones. Cuando sacaron el iPhone, todos decían que “¿quién va a querer un móvil de 400 euros, que no tiene una cámara buena o no hace tal otra cosa?”… y ahora todas las compañías están intentando copiarlo.

En los blogs de Apple, todos los que estaban tan ilusionados se rasgan ahora las vestiduras diciendo que es una decepción… pero dentro de poco los veremos comprando uno. Algunos dicen que se lo van a comprar en cuanto puedan incluso al parecerles un mal producto, eso ya es para investigarlo.

Si han hecho este aparato así, será porque han hecho estudios de mercado y piensan que va a funcionar. Ellos sabrán. Puntos débiles no le faltan:

  • Si pretende ser un lector de libros electrónicos: no tiene pantalla con tinta plana, lo cual es un fallo enorme. Odio leer pdfs en pantallas normales precisamente por lo que cansa la vista. Las pantallas de tinta electrónica eliminan ese problema.
  • Si pretende ser un iPhone grande: no es un teléfono. En todo caso sería un iPod Touch grande. Tener un teléfono así de grande no creo que sea muy cómodo.
  • Si pretende ser un ordenador portátil: está muy limitado. No es multitarea, el hardware es bastante pobre…

La clave está en que este iPad probablemente no pretenda ser ninguna de esas cosas sino todas a la vez. Ya veremos si hay gente a la que le interesa un producto así. A mí, de momento, no.

NOTA1: Con tanto producto con “i” uno ya se pierde. Encima “iPod” pronunciado a la americana suena casi igual a “iPad”.
NOTA2: Uno nunca sabe hasta qué punto los productos de Apple triunfan porque son buenos o porque son caros. Si tanta gente se los compra, será porque tienen algo bueno (yo soy usuario de un iMac en el trabajo y así lo creo). Sin embargo, también puede que influya a la gente el hecho de haber pagado por un producto de Apple el doble de lo que costaría con otra marca… te convences de que es superbueno para no pensar que eres idiota.

Deja un comentario

Facebook