A la hora de crear una web usando WordPress, una de las primeras cosas que buscas es personalizarla y, para ello, buscas un tema (plantilla) que te guste. ¿Y qué pasa si quieres personalizar aún más dicho tema? Para ello WordPress nos ofrece los child themes (“temas hijo”) una forma segura de realizar cambios en las plantillas sin que éstos sean borrados por actualizaciones.

Mis primeros contactos con los temas (plantillas) de WordPress fueron a través de Build Your Own Wicked WordPress Themes, un manual de SitePoint. Gracias a esto, descubrí las bondades de los Child Themes (temas hijo), una característica de WordPress muy útil pero no siempre conocida. Veamos el origen del problema y cómo los child themes lo solucionan.

Seguir leyendo