Quienes me conozcan saben que hay muchas cosas del mundo de la publicidad (y del mundo en general) que no me gustan. Cuando estás en un grupo en el que no te gusta cómo funcionan algunas cosas tienes dos opciones: marcharte (y dejar que la gente que no actúa bien sea más numerosa) o quedarte e intentar cambiar algo.

Seguir leyendo

¿Has creado un rectángulo con las esquinas redondeadas y no eres capaz de modificarlo sin que esas bonitas esquinas acaben convirtiéndose en aberraciones?

Eso me pasaba a mí también, hasta que encontré este artículo que explica cómo solucionarlo. La verdad, debo reconocer que me da vergüenza que no se me hubiera ocurrido antes.

Seguir leyendo